7372275-ahogamiento-nadador-en-un-lago-en-verano

Ahogamiento

Se denomino ahogamiento a la asfixia que se produce como consecuencia de la entrada de agua por las vías respiratorias de forma accidental. Si bien en la mayoría de los casos los sujetos que se encuentran en una situación de inmersión excesivamente prolongada, suelen acabar por aspirar agua de forma irremediable y entonces se desencadena todo el cuadro, en un pequeño porcentaje, la asfixia también se produce por contención del aliento, es decir, por un espasmo de la vía respiratoria cierre de la glotis que desemboca igualmente en la tes, sino que más bien suelen incurrir otros factores como desencadenantes:

• Síncopes o pérdidas de conciencia dentro del agua, en ocasiones secundarios a los llamados cortes de digestión, por contraste de calor externo con aguas muy frías, lo que se denomina hidrocución.

• Patologías cardiovasculares, especialmente infartos, que imposibilitan al afectado pata nadar o solicitar ayuda.

• Traumatismos contra rocas o contra otros objetos por efecto de la corriente o por falta de visibilidad.

• Congelamiento por estancia excesiva dentro del agua.

• Causas criminales.

Alrededor de 200.000 personas mueren al año por ahogamiento y hasta 50 veces más sufren un episodio de este tipo que no llega a ser mortal; casi la mitad de todos estos episodios suceden en niños. Se denomina sem ahoga miento a aquellas situaciones en las que la persona es rescata- da de un proceso de ahogamiento antes de que lleguen complicaciones fatales, si bien éste tendrá diferentes grados de importancia según el momento en el que llegue
dicho rescate v, por supuesto, puede dejar secuelas si se demora.

El agua salada tiene una concentración de sales u osmolaridad mucho mayor que la del plasma sanguíneo, por lo que al penetrar aquella hasta los alvéolos pulmonares provoca que pase agua a los mismos procedente de la sangre, simplemente por mecanismos de compensación osmóticos. Esto provoca que disminuya el volumen total de sangre circulante y que se concentren más las sustancias y las células que transporta.

El agua dulce por el contrario es hipoosmótica, es decir, tiene una concentración de sales menor que la sangre, por lo que el efecto es también el contrario. Asi, esta agua se absorbe con facilidad por la sangre, pasa al torrente circulatorio y se distribuye con mucha facilidad por todos los tejidos.

En ambos casos se va a producir un edema pulmonar y una alteración de los alvéolos pulmonares que les imposibilita para realizar una correcta función de intercambio de gases. Junto a ello, además, aparece una alteración de la concentración de la sangre y tic los líquidos tisulares, lo que se traduce en afectaciones cardiovasculares y renales. Si el ahogamiento se produce en aguas sucias que contengan muchas partículas en suspensión se añadirá un taponamiento de los bronquiolos terminales de pequeño calibre. Ademas, el agua aspirada suele contener una serie de bacterias y otros gérmenes que provocarán una infección potencialmente grave con posterioridad. Todo ello, junto con la mencionada hipoxia como causa fundamental de la muerte, forma el cuadro clínico más típico del ahogamiento.
En el caso de los ahogados, la hipoxia cerebral debe tener una consideración especial y es que por el efecto del agua fría, y por tanto de la hipotermia generalizada del cuerpo, disminuyen de forma considerable los requerimientos de oxígeno por parte del cerebro. Esto se traduce en que a veces, de forma que parece un tanto milagrosa, se producen recuperaciones tras la reanimación de individuos ahogados que han podido permanecer en parada cardiorrespiratoria, y por tanto en hipoxia, durante casi media hora. Por este motivo, siempre hay que intentar la reanimación.

Los niños son las víctimas más habituales de los ahogamientos accidentales.

El cierre continuado de la glotis puede provocar la muerte por ahogamiento.

Proceso de la muerte por ahogamiento

  • Pánico ante la situación de riesgo de la vida con lucha desesperada y generalmente no muy eficaz el agua y respiración acelerada.
  • Apnea o parada voluntaria de la respiración para evitar el tragar agua.
  • Deglución inevitable de agua que puede ser vomitada de inmediato.
  • Aspiración de agua, que normalmente se sitúa en torno a los dos litros de media.
  • Pérdida de conciencia y muerte.

Modos de actuación ante un ahogado

1- Sacar a la víctima del agua tan pronto como sea posible tratando de mantener el cuerpo y la cabeza en un bloque como si de cualquier otro accidentado se tratase.

2- Informar cuanto antes a las asistencias sanitarias de la existencia de un ahogado; una rápida evacuación a un hospital garantiza la supervivencia de hasta el 90% de los casos de semiahogamiento.

3- Evaluar la situación general de la víctima tratando de establecer en cuál de los siguientes tres supuestos se encuentra y procediendo de una manera distinta en cada caso:

• Sujeto consciente que aparenta buen estado de salud: si no ha tragado agua es suficiente con mantener una vigilancia normal durante 24 horas y sólo trasladarlo al hospital si surgen complicaciones. Si ha tragado agua es necesaria la valoración por un médico, especialmente si ha sido bastante cantidad, puesto que algunos síndromes respiratorios malignos pueden presentarse de forma diferida hasta 72 horas después. En este último caso hay que tener además precaución ante la posibilidad de que se produzcan neumonías por aspiración de gérmenes que no se manifiestan hasta bastantes días después.

• Sujeto consciente o semiinconsciente pero que respira por sí sólo: se debe colocar en posición de seguridad, esto es, tumbado sobre un costado con la cabeza apoyada en algo blando y liberándole de ropa prieta. Si es posible, administrar oxígeno con mascarilla hasta que llegue la ayuda especializada.

• Sujeto inconsciente o con aspecto de estar muerto: en principio no se debe dar por muerto a un ahogado nunca, salvo que ésta sea evidente por el tiempo sospechado de inmersión y la presencia de otras señales en el cuerpo que así lo indiquen. Si no, o ante la duda, deben realizarse las maniobras de resucitación cardiopulmonar de forma precoz, puesto que como antes indicábamos los ahogados, especialmente si son niños y el agua era fría, se han descrito casos de resucitación tras inmersiones prolongadas.

4- Colocación de la víctima en decúbito prono, es decir, tumbado boca abajo, con la cabeza hacia un lateral, ejerciendo presión en su tórax de forma rítmica con las manos y situándonos encima de él. El objeto de esta maniobra es el de tratar de eliminar toda el agua remanente en la vía respiratoria o la reanimación no tenga éxito, no debe provocarse el vómito mediante compresión del abdomen, ya que la práctica de esta medida acarrea más perjuicios que beneficios.

5- Se da comienzo a las maniobras de reanimación cardiopulmonar mediante el boca a boca y el masaje cardíaco según el procedimiento habitual, tal y como se recoge en los apéndices, al final de este libro. Para ello hay que colocar al sujeto en decúbito supino o tumbado boca arriba sobre una superficie dura. Las maniobras de resucitación
deben mantenerse hasta la llegada al medio hospitalario. Siempre se moverá a la víctima de un modo suave, pero firme.

6- Protección con una manta o ropa seca, puesto que al problema del ahogamiento hay que añadir posiblemente hipotermia; para saber qué hacer en este caso, véase el capítulo referido a los trastornos de la temperatura. Observación una vez reanimado el individuo de otras posibles heridas o fracturas, así como de su temperatura.

7- Traslado al hospital incluso cuando aparentemente la víctima se haya recuperado, en previsión de posibles problemas posteriores.

Tratamiento del ahogado

Es import.inte recordar que para prevenir el ahogamiento se deben tomar ciertas medidas básicas que pasan en gran parte por la educación pública de forma general y la de ciertos grupos de riesgo de forma particular. Así, junto con las clases preco- ces de natación a los niños, se debe insistir en la precaución frente al mar, la vigilancia de las playas y el aprendizaje de los métodos de salvamento y reanimación. El consumo de alcohol o de otras drogas es un motivo frecuente de ahogamiento, por lo que se debe evitar antes del baño.

Originally posted 2014-07-11 14:02:09.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario