DOR DE GARGANTA - Cura pela Natureza

Objetos clavados en la garganta

Con relativa lioiuiuia, durante la deglución, ciertos alimentos o partes de los mismos pueden clavarse parcial o totalmente sobre la mucosa que recubre la laringe.

Característicamente son las espinas de pescado  los pequeños huesos de pollo los que producen este cuadro, pero en realidad, si se tiene mala suerte, puede ser cualquier otro alimento.
Estos cuerpos extraños pueden asentarse sobre diferentes puntos de la vía digestiva superior, como son la base de la
lengua y las amígdalas, aunque en ocasiones, no muy frecuentes, alcanzan puntos inferiores.
El síntoma característico es el dolor bastante localizado en un punto concreto del cuello, que aumenta o se exacerba con la deglución. En muchos casos, si bien se ha producido una pequeña lesión en la mucosa, no se ha clavado ningún objeto, y el dolor corresponde únicamente a dicha lesión o a la sensación subjetiva de que aun hay algo allí clavado, aunque no sea asi.
En casos graves, el dolor puede acompañarse de una verdadera dificultad para tragar incluso los líquidos y desembocar
finalmente en problemas respiratorios. El tratamiento consiste lógicamente en la extracción del cuerpo extraño, lo que debe realizarse únicamente en un medio hospitalario mediante unas pinzas especiales o incluso mediante técnicas endoseópicas. El método popular de comer miga de pan para arrastrar el objeto no es nada recomendable, puesto que en la mayoría de los casos sólo se consigue que éste se clave aún más profundamente, e incluso que la miga también quede bloqueada agravando la asfixia.

Precauciones para evitar ahogamientos y atragantamientos en niños

• Vigilar siempre y no dejar solos a los niños en la bañera, en la piscina, estanques o playas.
• Cuando los bebés estén acostados no deben llevar pulseras, cadenas ni medallas y la cuna o cama tendrá un colchón firme y sin almohada ni cojines.
• Se controlará que los juguetes cumplan las normas de seguridad y que no contengan ni se puedan desmontar en piezas pequeñas. No se les dejará jugar con bolsas de plástico.

Originally posted 2014-07-11 14:23:56.

atraganta

Atragantamiento

La interrupción de Id vía respiratoria puede deberse también a otras causas diferentes a la entrada de agua en la misma. Además del estrangulamiento del cuello, accidental o criminal, existe un motivo bastante frecuente de asfixia como es la entrada de cuerpos extraños en la vía respiratoria, que comúnmente se denomina atragantamiento.

Se traía de un accidente relativamente frecuente en los niños pequeños y en los ancianos, y en general en cualquier individuo que manifieste un problema para la deglución. También los adultos que comen de forma apresurada o que no mastican correctamente la comida tiene mayor riesgo de atragantarse con los alimentos, especialmente con la carne. Si bien es necesario un bolo alimenticio grande y compacto para producir una obstrucción respiratoria, en
ocasiones basta un trozo pequeño para que con mala fortuna se enclave en un punto concreto que cierra el paso del aire. Durante la deglución, los alimentos son empujados desde la boca hacia el esófago por un movimiento coordinado que se acompaña siempre del cierre de la glotis o paso hacia la vía respiratoria. La risa, el habla, la tos o cualquier otra circunstancia que produzca la apertura de la glotis permiten el paso de comida o líquido hacia la via respiratoria, irritándola o, en el peor de los casos, obstruyéndola. Sólo los recién nacidos mantienen la capacidad durante un tiempo de respirar y comer al mismo tiempo, capacidad que se pierde con el tiempo por el descenso de la laringe, pero que permite ganar el habla. Resulta frecuente que se presenten en restaurantes o en el domicilio casos muy dramáticos de ahogo por una mala deglución en el que l.i persona afectada sufre un sofoco intenso solicitando
ayuda con aspavientos, seguido de una pérdida de conciencia con caída al suelo, mientras la piel adquiere un tono azulado.
Pero no sólo los alimentos pueden producir un atragantamiento. sino cualquier otra cosa susceptible de ser tragada.
Normalmente se trata de objetos pequeños y romos como monedas, botones, lidias de juegos o pilas pequeñas y en los adultos no es raro el atragantamiento por prótesis dentarias, especialmente durante el sueño.
Bien sea por alimentos o por cualquier cuerpo extraño, el atragantamiento conlleva un riesgo de muerte si se obstruye deforma completa la vía respiratoria. Como comentábamos, la hipoxia o talla de oxígeno cerebral mas alia de unos pocos minutos produce lesiones irreversibles. In taso de obstrucción parcial, el reflejo de la tos puede ser suficiente para expulsar el objeto fuera de la via respiratoria, sobre todo si se trata de líquidos, que es lo más frecuente. Tras un atragantamiento siempre existe el riesgo de infección respiratoria, más concretamente de lo que se denomina neumonía por aspiración. Este tipo de infecciones se dan especialmente en ancianos y en enfermos alimentados mediante sondas.

Los obietos de pequeño tamaño, como canicas y tuercas, producen muchos atragantamientos.

Tratamiento del atragantado

Si bien, como ante cualquier emergencia médica, deben ser avisados cuanto antes los servicios de atención especializados, en el caso de la obstrucción total de la vía respiratoria son las personas cercanas a la víctima las únicas que tienen las posibilidades de salvarle la vida. El procedimiento a seguir en estos casos es el siguiente:

1- Intentar que el individuo expulse el cuerpo extraño mediante la tos en posición inclinada hacia delante. El típico recurso de golpear repetidamente la espalda sólo tiene validez durante unos segundos, puesto que la realización de esta maniobra de forma prolongada sólo puede aumentar su nerviosismo o inducir el espasmo de la vía respiratoria. La zona concreta donde debe golpearse es la región situada entre ambas escápulas. En los niños, es factible realizarla al mismo tiempo que se les coloca boca abajo.

2- Si no se expulsa así el objeto, se intentará extraerlo directamente de la garganta si se tiene acceso al mismo, si bien esta operación sólo debe realizarse por un profano si los signos de apnea o ahogo son patentes y no se puede dilatar en el tiempo.

3- El tercer paso a seguir si todo lo anterior no tiene éxito es la realización de la llamada «maniobra de Heimlich». Se trata de una práctica sencilla que todo el mundo deberia conocer y que consiste en la realización de una compresión abdominal brusca con el fin de expulsar el objeto enclavado. Esta maniobra se realiza golpeando de forma intensa con una mano cerrada a la altura del epigastrio, entre la parle inferior del esternón y el ombligo, mientras la otra mano recubre a la primera sujetándole la muñeca. De esta manera se realizan senes de cinco golpes
secos. La postura ideal es de pie, abrazando por detrás a la victima, presionando en cada golpe hacia nosotros y hacia arriba, en el sentido en el que queremos expulsar el cuerpo extraño Si el individuo esté inconsciente o no podemos mantenerlo de pie. esta maniobra puede realizarse tumbado boca arriba, transmitiendo el empuje de cada compresión hacia la boca En las mujeres embarazadas o en los obesos, la presión debe ejercerse directamente sobre la parte inferior del esternón.

4- Como medida final en situaciones desesperadas, sólo queda la realización de una traqueotomía, o más concretamente una criootiroidotomia. con el fin de abrir una vía de respiración por debaio de la obstrucción. No obstante, no se trata de una maniobra fácil ni siquiera para el personal médico no entrenado y se debe de tener en cuenta que fuera de un quirófano los riesgos que se asumen con su realización son enormes. De forma resumida diremos que consiste en la perforación de la tráquea con un trocar, un bisturí o con cualquier objeto punzante en el espacio cricotiroideo, situado debajo de la nuez.

La colocación corréela de la cabeza-cuello del paciente es fundamental para la realización de una operación de estas características.

Tratamiento del atragantado

Como se ha mencionado en el cuadro anterior, anle un caso de obstrucción total de la vía respiratoria deben ser avisados los servicios de atención especializados. Aún así, las personas cercanas a la víctima son fas que tienen más posibilidades de salvarle la vida. Se debe, por tanto, mantener la serenidad v aplicar los primeros auxilios que se han aprendido anteriormente.

Originally posted 2014-07-11 14:09:40.

transferir (4)

Objetos en la nariz

La mayor parte de los cuerpos extraños alojados en la nariz son introducidos intencionadamente por niños o disminuidos psíquicos, si bien en adultos pueden aparecer objetos como cristales tras un accidente, algodones o restos de comida tras un vómito. Los niños suelen experimentar con su propio cuerpo o jugar de manera peligrosa en esle sentido y no resulta en absoluto extraño que se introduzcan pequeños juguetes o piezas que encuentran por la casa dentro de la nariz.

Los síntomas que acompañan a la permanencia de estos objetos durante largo tiempo en las fosas nasales son la aparición de rinorrea o caída de moco continua que puede tener un aspecto purulento o sanguinolento y una fetidez característica. Sin embargo, ciertos objetos inertes pueden permanecer largos periodos de tiempo sin producir ningún tipo de sintomatología.

Una vez identificado el objeto introducido y conocida su posición concreta, debe procederse a su extracción. Como
siempre, lo más recomendable es que sea el especialista quien lo haga, sobre todo en aquellos casos en los que el acceso es complicado por su profundidad. Si ocurre en el domicilio y vemos fácil su extracción, podemos intentarlo con unas pinzas limpias, si bien debemos abandonar el intento si comprobamos que únicamente conseguimos introducir más el objeto y empeorar el cuadro.

Originally posted 2014-07-11 14:13:43.

7372275-ahogamiento-nadador-en-un-lago-en-verano

Ahogamiento

Se denomino ahogamiento a la asfixia que se produce como consecuencia de la entrada de agua por las vías respiratorias de forma accidental. Si bien en la mayoría de los casos los sujetos que se encuentran en una situación de inmersión excesivamente prolongada, suelen acabar por aspirar agua de forma irremediable y entonces se desencadena todo el cuadro, en un pequeño porcentaje, la asfixia también se produce por contención del aliento, es decir, por un espasmo de la vía respiratoria cierre de la glotis que desemboca igualmente en la tes, sino que más bien suelen incurrir otros factores como desencadenantes:

• Síncopes o pérdidas de conciencia dentro del agua, en ocasiones secundarios a los llamados cortes de digestión, por contraste de calor externo con aguas muy frías, lo que se denomina hidrocución.

• Patologías cardiovasculares, especialmente infartos, que imposibilitan al afectado pata nadar o solicitar ayuda.

• Traumatismos contra rocas o contra otros objetos por efecto de la corriente o por falta de visibilidad.

• Congelamiento por estancia excesiva dentro del agua.

• Causas criminales.

Alrededor de 200.000 personas mueren al año por ahogamiento y hasta 50 veces más sufren un episodio de este tipo que no llega a ser mortal; casi la mitad de todos estos episodios suceden en niños. Se denomina sem ahoga miento a aquellas situaciones en las que la persona es rescata- da de un proceso de ahogamiento antes de que lleguen complicaciones fatales, si bien éste tendrá diferentes grados de importancia según el momento en el que llegue
dicho rescate v, por supuesto, puede dejar secuelas si se demora.

El agua salada tiene una concentración de sales u osmolaridad mucho mayor que la del plasma sanguíneo, por lo que al penetrar aquella hasta los alvéolos pulmonares provoca que pase agua a los mismos procedente de la sangre, simplemente por mecanismos de compensación osmóticos. Esto provoca que disminuya el volumen total de sangre circulante y que se concentren más las sustancias y las células que transporta.

El agua dulce por el contrario es hipoosmótica, es decir, tiene una concentración de sales menor que la sangre, por lo que el efecto es también el contrario. Asi, esta agua se absorbe con facilidad por la sangre, pasa al torrente circulatorio y se distribuye con mucha facilidad por todos los tejidos.

En ambos casos se va a producir un edema pulmonar y una alteración de los alvéolos pulmonares que les imposibilita para realizar una correcta función de intercambio de gases. Junto a ello, además, aparece una alteración de la concentración de la sangre y tic los líquidos tisulares, lo que se traduce en afectaciones cardiovasculares y renales. Si el ahogamiento se produce en aguas sucias que contengan muchas partículas en suspensión se añadirá un taponamiento de los bronquiolos terminales de pequeño calibre. Ademas, el agua aspirada suele contener una serie de bacterias y otros gérmenes que provocarán una infección potencialmente grave con posterioridad. Todo ello, junto con la mencionada hipoxia como causa fundamental de la muerte, forma el cuadro clínico más típico del ahogamiento.
En el caso de los ahogados, la hipoxia cerebral debe tener una consideración especial y es que por el efecto del agua fría, y por tanto de la hipotermia generalizada del cuerpo, disminuyen de forma considerable los requerimientos de oxígeno por parte del cerebro. Esto se traduce en que a veces, de forma que parece un tanto milagrosa, se producen recuperaciones tras la reanimación de individuos ahogados que han podido permanecer en parada cardiorrespiratoria, y por tanto en hipoxia, durante casi media hora. Por este motivo, siempre hay que intentar la reanimación.

Los niños son las víctimas más habituales de los ahogamientos accidentales.

El cierre continuado de la glotis puede provocar la muerte por ahogamiento.

Proceso de la muerte por ahogamiento

  • Pánico ante la situación de riesgo de la vida con lucha desesperada y generalmente no muy eficaz el agua y respiración acelerada.
  • Apnea o parada voluntaria de la respiración para evitar el tragar agua.
  • Deglución inevitable de agua que puede ser vomitada de inmediato.
  • Aspiración de agua, que normalmente se sitúa en torno a los dos litros de media.
  • Pérdida de conciencia y muerte.

Modos de actuación ante un ahogado

1- Sacar a la víctima del agua tan pronto como sea posible tratando de mantener el cuerpo y la cabeza en un bloque como si de cualquier otro accidentado se tratase.

2- Informar cuanto antes a las asistencias sanitarias de la existencia de un ahogado; una rápida evacuación a un hospital garantiza la supervivencia de hasta el 90% de los casos de semiahogamiento.

3- Evaluar la situación general de la víctima tratando de establecer en cuál de los siguientes tres supuestos se encuentra y procediendo de una manera distinta en cada caso:

• Sujeto consciente que aparenta buen estado de salud: si no ha tragado agua es suficiente con mantener una vigilancia normal durante 24 horas y sólo trasladarlo al hospital si surgen complicaciones. Si ha tragado agua es necesaria la valoración por un médico, especialmente si ha sido bastante cantidad, puesto que algunos síndromes respiratorios malignos pueden presentarse de forma diferida hasta 72 horas después. En este último caso hay que tener además precaución ante la posibilidad de que se produzcan neumonías por aspiración de gérmenes que no se manifiestan hasta bastantes días después.

• Sujeto consciente o semiinconsciente pero que respira por sí sólo: se debe colocar en posición de seguridad, esto es, tumbado sobre un costado con la cabeza apoyada en algo blando y liberándole de ropa prieta. Si es posible, administrar oxígeno con mascarilla hasta que llegue la ayuda especializada.

• Sujeto inconsciente o con aspecto de estar muerto: en principio no se debe dar por muerto a un ahogado nunca, salvo que ésta sea evidente por el tiempo sospechado de inmersión y la presencia de otras señales en el cuerpo que así lo indiquen. Si no, o ante la duda, deben realizarse las maniobras de resucitación cardiopulmonar de forma precoz, puesto que como antes indicábamos los ahogados, especialmente si son niños y el agua era fría, se han descrito casos de resucitación tras inmersiones prolongadas.

4- Colocación de la víctima en decúbito prono, es decir, tumbado boca abajo, con la cabeza hacia un lateral, ejerciendo presión en su tórax de forma rítmica con las manos y situándonos encima de él. El objeto de esta maniobra es el de tratar de eliminar toda el agua remanente en la vía respiratoria o la reanimación no tenga éxito, no debe provocarse el vómito mediante compresión del abdomen, ya que la práctica de esta medida acarrea más perjuicios que beneficios.

5- Se da comienzo a las maniobras de reanimación cardiopulmonar mediante el boca a boca y el masaje cardíaco según el procedimiento habitual, tal y como se recoge en los apéndices, al final de este libro. Para ello hay que colocar al sujeto en decúbito supino o tumbado boca arriba sobre una superficie dura. Las maniobras de resucitación
deben mantenerse hasta la llegada al medio hospitalario. Siempre se moverá a la víctima de un modo suave, pero firme.

6- Protección con una manta o ropa seca, puesto que al problema del ahogamiento hay que añadir posiblemente hipotermia; para saber qué hacer en este caso, véase el capítulo referido a los trastornos de la temperatura. Observación una vez reanimado el individuo de otras posibles heridas o fracturas, así como de su temperatura.

7- Traslado al hospital incluso cuando aparentemente la víctima se haya recuperado, en previsión de posibles problemas posteriores.

Tratamiento del ahogado

Es import.inte recordar que para prevenir el ahogamiento se deben tomar ciertas medidas básicas que pasan en gran parte por la educación pública de forma general y la de ciertos grupos de riesgo de forma particular. Así, junto con las clases preco- ces de natación a los niños, se debe insistir en la precaución frente al mar, la vigilancia de las playas y el aprendizaje de los métodos de salvamento y reanimación. El consumo de alcohol o de otras drogas es un motivo frecuente de ahogamiento, por lo que se debe evitar antes del baño.

Originally posted 2014-07-11 14:02:09.