images (9)

Picaduras de avispas y abejas

Algunos insectos pertenecientes al orden de los himenóptcros poseen aguijones defensivos que pueden transmitir venenos de diferentes tipos y características. Si bien asumimos que una picadura de estos insectos puede complicarse en ciertos individuos, podemos afirmar que en la práctica totalidad de los casos el cuadro clínico secundario a la misma no deja de ser leve o banal. Tal es así, que las escasas muertes que se producen al año en todo el mundo por esta circunstancia no se deben a la acción tóxica del veneno, sino a la reacción anufiláctica, o alérgica grave, que produce en ciertos individuos con predisposición.
Comentaremos las características de la picadura por ambos insectos, avispas y abejas, de forma separada.

• La avispa vive en regiones templadas no urbanas cerca de asentamientos humanos, ya que se alimenta principalmente de la basura o de la carne en descomposición. Es especialmente molesta en los meses finales del verano y en el otoño. Sólo pica para defenderse ella misma o a su nido y como no muere tras la picadura, puede realizar varias más.

• La abeja y el abejorro tampoco atacan normalmente al ser humano, sobre todo este último, salvo que se sientan agredidas y lo hagan en masa. A partir de 30 picaduras simultáneas el riesgo de muerte es muy elevado. Como el aguijón de las abejas tiene forma de arpón, no puede ser extraído por la misma tras la picadura, por lo que suele
morir al desgarrase su interior tratando de desprenderse.
El veneno de los himenópteros es bastante complejo y mezcla enzimas, neuro-transmisores y toxinas de diversos tipos. La picadura produce síntomas como dolor local, picor, inflamación y enrojecimiento, lin algunos casos puede surgir malestar general con náuseas y vómitos. Como decíamos con anterioridad, el mayor riesgo de las picaduras consiste en la aparición de una reacción alérgica descomunal que produzca un shock anafiláctico y la muerte, cosa que no es por cierto nada frecuente.

Las personas sensibles a los venenos de estos insectos deben llevar protección especial en verano en cuanto a ropa que les cubra brazos y piernas y un pequeño botiquín que incluya corticoides, antihistamínicos o incluso adrenalina.

No se debe tocar un panal a menos que se tenga ropa específica para protegerse de las picaduras.
La mordedura de una sola abeja no suele ser dañina, pero a partir de 30, puede causar la muerte.

Modos de actuación ante la picadura de avispas y abejas

1- Retirada de los aguijones o restos con unas pinzas lo más limpias posible, o realizando un raspado muy cuidadoso con otro objeto similar Se hará con delicadeza, pues la picadura estará hinchada y tocarla resulta doloroso.

2- Desinfección y limpieza de la herida. Es especialmente útil el empleo de amoniaco para neutralizar el veneno que es de naturaleza acida.

3- Aplicación de hielo sobre la picadura para impedir la diseminación del veneno y para aliviar el dolor y la hinchazón.

4- Elevación del miembro afecto para favorecer la circulación sanguínea.

5- Administración de antihistamínicos orales, antiinflamatorios y corticoides intramusculares si la reacción local adquiere un gran tamaño. Es recomendable que, si esto ocurre, sea revisado por el personal sanitario.

Originally posted 2014-07-14 14:40:08.

Mordedura_Serpiente

Mordedura de serpiente

La mordedura de serpiente supone el envenenamiento producido por animales más frecuente en todo el mundo, aunque sean las regiones tropicales donde se producen la mayoría de estos accidentes. No obstante, ninguna región de la tierra está libre en mayor o menor medida de la presencia de serpientes venenosas siempre fuera de los núcleos urbanos. No existe un cálculo muy exacto en cuanto a la incidencia de estas lesiones, pero se piensa que el número de mordeduras alcanza el millón cada año, con unos 50.000 o 40.000 fallecidos por esta causa en este mismo periodo de tiempo, la península ibérica son las víboras las serpientes venenosas más frecuentes, especialmente en pedregales, teniendo como principal característica la emisión de un silbido muy típico antes de atacar. Su veneno especialmente peligroso.
Las serpientes cuentan con unas glándulas especiales que fabrican y almacenan veneno como sistema defensivo y que se conectan con los colmillos para ser introducido en la víctima durante la mordedura.
No lodas las picaduras de serpiente suponen siempre la introducción de veneno, de hecho, hasta en un 20-30% de los episodios no se transmite el mismo.
No es sencillo distinguir las especies de serpientes venenosas del resto si no se está especialmente familiarizado con el tema. Las serpientes de cabeza triangular con colmillos maxilares grandes y pupilas de forma ovoide nos deben hacer ya desconfiar aún más. El color de la misma no es buen referente por la variabilidad de éste y el cierto poder de camuflaje que pueden poseer los ofidios. El veneno de las serpientes es una mezcla compleja de proteínas que tiene poderes coagulantes, hemolíticos, neurotóxicos y prohemorrágicos que desenca-
denan un cuadro complejo en el que se manifiestan de forma simultánea situaciones muy graves como hemorragias internas, formación de trombos en las principales arterias, parálisis muscular v fallo multiorgánico que determina finalmente la muerte. En general, sólo hay dos tipos de venenos: el neurotóxico, que afecta al sistema nervioso, y el hemotóxico, que daña el sistema circulatorio. Por ejemplo, una cobra tiene un veneno neurotóxico y una serpiente de cascabel, en cambio, lo segrega hemotóxico.
En cualquier caso, ambos son peligrosos para el ser humano. En cada caso de mordedura de serpiente y atendiendo a diversos condicionantes, como la especie concreta causante, la protección de la ropa o simplemente la suerte, se produce una entredi exacta de veneno. Según esta cantidad, las condiciones físicas del individuo y su envergadura, o el tiempo transcurrido hasta el comienzo del tratamiento, se producirá una evolución diferente con un pronóstico concreto.
La mortalidad de las mordeduras de serpiente apenas llega al 1% cuando se trata dentro de un periodo de tiempo razonable y en ningún caso va más allá del 20%, pese a que no se reciba tratamiento alguno y se trate de una especie muy venenosa, de manera que aunque es un miedo irracional en el ser humano, no debe preocuparnos.
Cualquier mordedura de serpiente exige tan pronto como sea posible el traslado a un hospital o centro médico con el fin de vigilar las constantes vitales del individuo, identificar el veneno introducido y aplicar su correspondiente antídoto.

Sin llegar a poner en riesgo nuestra integridad, es recomendable tratar de matar a la serpiente que ha causado la mordedura y llevar el cuerpo a las autoridades sanitarias junto con el herido.

Modos de actuación ante una picadura de serpiente

1- Hay que alejar al sujeto del lugar de la picadura para evitar nuevos accidentes, al tiempo que vigilamos también nuestra integridad. Es recomendable intentar fijarse en las principales características de la serpiente, o si se la mata, trasladarla junto con el afectado posteriormente. Se debe colocar al afectado en posición de reposo, sobre todo de la zona de la mordedura, para evitar que con el movimiento se pueda diseminar con más facilidad el veneno.

2- Si se disponen de mecanismos de succión como un sacaleches o cualquier tipo de extractor al vacío, debe
aplicarse sobre la lesión con el fin de eliminar la mayor parte posible del veneno. Esta operación sólo es útil si se realiza antes de que pasen 15 minutos desde la mordedura y debe mantenerse durante 30 más o hasta la llegada al hospital. La succión con la boca no es muy recomendable si existe un medio alternativo, tanto por el riesgo de que aspiremos.

3- Se Procede después a colocar una banda de tela ancha de forma transversal en la región anterior a la herida, pero no como si fuera un torniquete, sino comprimiendo lo justo para permitir el flujo sanguíneo. Esta medida sólo es necesaria si el traslado al hospital se va a demorar más de una hora.

4- Finalmente se debe proceder a inmovilizar la extremidad afecta entablillándola con un vendaje y cualquier objeto plano y largo que sirva de férula.

5- Existen dudas hoy en día sobre si se deben realizar cortes o incisiones entre las marcas de los colmillos para favorecer la aspiración del veneno por los métodos antes comentados. Algunos autores desaconsejan en cualquier caso añadir más cortes o lesiones a las ya existentes, así como enfriar con agua la lesión o administrar bebidas alcohólicas.

 

No es fácil distinguir la peligrosidad de las serpientes por su colorido o su aspecto externo, lo mejor es desconfiar siempre ante una mordedura y acudir cuanto antes al centro sanitario.

Originally posted 2014-07-14 14:35:42.

medusa

Lesiones por animales marinos

Diversos animales vertebrados e invertebrados que habitan en los mares y los ríos pueden ser responsables de diferentes tipos de lesiones accidentales, sobre todo en periodos vacacionales. Es frecuente encontrar casos de eccemas causados por medusas y otros animales, por lo que conviene conocer sus especies, su forma de atacar al organismo y cómo protegerse de ellos.

Modos de actuación ante lesiones producidas por animales marinos

1- Tratar de identificar al animal causante de la lesión para facilitar su tratamiento posterior y establecer el riesgo de complicaciones.

2- Proceder a la limpieza de la herida con suero salino o agua fría para arrastrar la suciedad adherida e impedir el avance del veneno. En el caso de las medusas debe aplicarse siempre vinagre.

3- Someter la zona lesionada a un baño de agua caliente entre 40 y 45 °C durante una hora o hasta que se produzca un alivio del dolor. El objetivo es destruir con altas temperaturas algunas de las posibles toxinas introducidas. Esta medida se reserva para picaduras por peces especialmente dañinos o cuando el dolor es muy intenso.

4- Administrar relajantes y analgésicos al individuo, que debe ser colocado en reposo con el miembro afecto elevado hasta su traslado al hospital. Si esto último no va a ser posible en unas horas nos veremos obligados a abrir la herida con el fin de extraer todas las posibles púas o espinas que hayan quedado dentro y limpiar con suero o yodo el interior. La hemorragia posterior se controla mediante compresión posterior.

5- Se deben administrar tanto la vacuna antitetánica como antibióticos de forma profiláctica. Sólo existen antídotos para el pez piedra y el pez escorpión, por lo que para el resto de picaduras el medio hospitalario sólo puede ofrecer un control de las constantes vitales. Las heridas de este tipo deben cerrarse por sí solas y no mediante sutura.

Tipos de animales marinos causantes de lesiones

Peces escorpión: denominados como cabracho, escorpina o gallinetas entre otros nombres. Su veneno se transmite con el roce de su aleta dorsal y caudal y produce un cuadro de picor, inflamación y posible infección posterior, que sin embargo suele ser leve.

Peces piedra: llamados así por ser similares a una roca coralina, por lo que suelen pasar desapercibidos y se pisan con gran facilidad. El veneno que contienen en sus púas es muy potente y actúa de forma inmediata, pudiendo producir una parálisis de los músculos que ahogue al bañista al impedirle nadar. Suele requerir un traslado inmediato al hospital, puesto que su picadura se asocia a grandes índices de mortalidad.

Peces víbora: son muy frecuentes en las aguas europeas, donde se ocultan bajo la arena del fondo del mar y por ello también pueden ser pisados. El veneno provoca un dolor intenso inmediato y una parálisis progresiva del miembro que puede desembocar en gangrena y amputación del mismo si no se acude al hospital con prontitud.

Medusas y anémonas de mar: comparten un mismo sistema venenoso consisten en unas células en aguijón llamadas nematoquistes y que estos anímales usan para defenderse y para capturar otros animales con los que alimentarse.
El contacto de estas células sobre la piel humana produce un prurito y quemazón inmediata junto con dolor y adormecimiento del miembro afectado. Si no se toman medidas de limpieza de forras rápida, el veneno puede extenderse por todo el organismo y tener consecuencias funestas, aunque en general suelen tener un pronóstico leve. Una medida preventiva consiste en que cualquier bañista o pescador que as vea, dé aviso a las autoridades.

Raya de mar: si bien no suele ser venenosa, la variedad conocida como montellina, propia del Mediterráneo, sí que lo es. Transmiten un veneno neurotóxico mediante un aguijón de la cola, que produce una herida sangrante y dolorosa que puede permanecer hasta 48 horas. Si el veneno progresa pueden aparecer otros síntomas como náuseas y vómitos, diarrea y síncope por caída de la tensión arterial y trastorno del ritmo cardíaco.

Animales peligrosos

– Animales que pueden atacarnos por mordiscos y arañazos: perros, gatos y casi todos los tipos de animales salvajes. Si la lesión no reviste gravedad, debe limpiarse con antisépticos y cubrirse como cualquier otra herida. En caso de mordiscos profundos o con infección, se debe acudir a la consulta médica.

– Animales que pueden transmitir la rabia: perros, gatos, lobos, zorros, murciélagos, monos y algún otro animal salvaje. Sólo se puede tratar con la correspondiente vacuna y con prevenciones como no acercarse a esos animales.

– Animales que pueden transmitir veneno con su picadura o su mordedura: el peligro que tienen es tanto de envenenamiento, como de reacciones alérgicas adversas, y son: serpientes, avispas, abejas y arañas. Los aguijones de los insectos deben ser extraídos y la herida tratada como cualquier otra. En el caso de las serpientes y cuando sucede un cuadro alérgico, se debe acudir a un centro hospitalario cuanto antes.

– Animales que pueden ocasionar lesiones cutáneas: peces marinos, medusas, anémonas, erizos y rayas. Se limpiará la herida (si es por una medusa, con vinagre) y se administrarán tanto la vacuna antitetánica como los antibióticos y analgésicos que el personal médico considere necesarios en cada caso concreto.

Originally posted 2014-07-14 14:52:01.

images (10)

Mordeduras de perros

Más de las tres cuartas partes de todos los casos de mordeduras son debidos a estos animales. En la mayoría de los casos se trata del propio perro de la víctima o de uno conocido. La zona donde se localizan las mordeduras con mayor frecuencia son las extremidades inferiores. Es conveniente tomar medidas preventivas ante la presencia de cualquier animal. Si leñemos un perro o un gato, debemos llevarlo con bozal y correa para evitar que pueda atacar a
otras personas y nunca podremos fiarnos ciegamente, ya que por mucho cariño y confianza que se Ies tenga, el comportamiento de un animal es siempre imprevisible. Nunca debe permitirse que los niños se acerquen a jugar o a molestar a perros o gatos desconocidos, especialmente si los primeros son de razas consideradas como peligrosas (perros de presa, por ejemplo).
De forma característica, las mordeduras de perro que se infectan comienzan con un dolor intenso de la zona, una inflamación y una secreción purulenta. En el caso de que la lesión sea muy profunda o en una región muy vascularizada, el cuadro puede progresar rápidamente hacia fiebre con adenopatías; es decir, aumento del tamaño de los ganglios linfáticos, y en general síntomas de que la infección se ha extendido.
Los gérmenes que transmiten con más frecuencia los perros son múltiples, destacando diversos tipos de estreptococos y estafilococos y otros como la Pasteurella o  cimas ocasiones se transmiten gérmenes raros como el C. canimorsus que ponen en riesgo realmente la vida del individuo al producir un cuadro de sepsis fulminante.
El procedimiento a seguir ante una mordedura de perro es el anteriormente comentado como norma general ante las mordeduras, pero teniendo en cuenta los siguientes comentarios:

• La vacunación antitetánica es imprescindible; en caso de que se esté correctamente vacunado con las tres dosis correspondientes, es necesaria una dosis que actuará como recuerdo si hace más de cinco años de que la primera se realizara y una revacunación completa si ya han transcurrido 10 años.

• Los individuos afectos por enfermedades crónicas graves o con descensos en la capacidad inmune deben ser muy especialmente vigilados durante los primeros días tras la mordedura por su mayor riesgo para desarrollar complicaciones.

• Junto con la limpieza de la herida, que no debe cerrarse con sutura, se administrará amoxicilina y ácido clavulánico a dosis altas durante ocho días. Otros antibióticos también pueden ser válidos.

• Se vigilará de forma especial ante el riesgo de la aparición de rabia en aquellas mordeduras o simplemente arañazos donde no se conozca el estado de vacunación del perro o sea dudoso. Dado que la rabia puede ser transmitida por diversos animales además del perro, se comentará más adelante dentro de este capítulo en un apartado propio.

Si se tienen niños, más frágiles y expuestos a los ataques de un perro, se debe escoger una raza mansa, un perro tranquilo y a ser posible de pequeño tamaño para que viva en la casa.

 

Originally posted 2014-07-14 14:09:26.

images (11)

Mordeduras y picaduras

Las mordeduras y picaduras por animales suponen una de las causas más frecuentes de consulta urgente en los países en vías de desarrollo o subdesarrollados, mientras que en el primer mundo, de forma paralela al avance del
urbanismo, son cada vez menos habituales, ya que en las ciudades ha cedido mucho la presencia de animales salvajes, éstos ya no se encuentran en contacto con el hombre y las mascotas suelen estar muy vigiladas desde el punto de vista veterinario. No obstante se calcula que cada año se producen casi cinco millones de mordeduras por animales en todo el mundo, siendo aún mucho mayor el número de picaduras de insectos. Se  ala en cualquier caso de una patologia relativamente frecuente y aunque, si bien es banal en la mayor parte de los casos, el conocimiento de los diferentes tipos de lesiones que pueden ser producidas en el cuerpo humano por el resto de seres vivos puede ser muy útil tanto en el ámbito domiciliario como en el profesional.
Cuando se produce una mordedura o picadura, o simplemente un arañazo, debemos atender siempre a cuatro aspectos principales:

• A la propia lesión producida sobre la piel, que será más o menos grave atendiendo a su extensión, su profundidad y las características tanto del causante de la lesión como del que la recibe. A este respecto, se puede consultar la gravedad de una herida en el capítulo anterior.

• A la infección que puede producirse como consecuencia de la ruptura de la barrera protectora de la piel, bien por gérmenes transportados por el propio animal causante, o bien por microorganismos externos o de la piel circundante que la afectan por causas de contigüidad. Entre un 15 y un 25% de las mordeduras se infectan produciendo de forma secundaria cua-tiros pnlcncialmentc graves si no son tratados a tiempo.

• Al posible veneno o tóxicos que ciertos seres vivos puedan transmitir a través de su picadura o mordedura y que desencadenen, no sólo ya una reacción local, sino también una reacción sistémica o generalizada por todo el organismo y que atenta contra la vida de la persona.

• A la posible reacción alérgica que pudiera surgir en ciertos individuos sensibles a las sustancias, venenosas o no, introducidas por la agresión y que pueden agravar de forma considerable el cuadro. Tras producirse la agresión nos encontramos entonces con un cuadro de sangrado, de inflamación, de dolor, de picor e incluso de malestar general que puede llegar al shock en los casos más graves. Portanto, dependiendo de cada tipo concreto de lesión y de su causante, el tratamiento de las mordeduras y picaduras puede abarcar tres fases como son la limpieza y curación de la propia herida (que se tratará como cualquier otra), la prevención de las infecciones derivadas de las mismas y el tratamiento de posibles envenenamientos secundarios y reacciones alérgicas graves.
Para comenzar con una buena explicación sobre los primeros auxilios que se deben aplicar en estos casos, vamos a
comentar de forma gene-ral los pasos a seguir ante cualquier tipo de mordedura o picadura. A continuación nos referiremos de forma específica a las principales características y al tratamiento de las mordeduras y picaduras más habituales en nuestro medio, que incluyen desde animales superiores o vertebrados hasta insectos y peces, deteniéndonos en aquellos que son especialmente dañinos para el hombre o que de forma más habitual pueden atacarlo por vivir cerca.
No obstante, no debemos confiarnos, ya que nadie está del todo libre de ser atacado por un animal, incluso de los conocidos como salvajes o de los que viven en un habitat muy alejado del hombre, ya que en unas inocentes vacaciones, al salir de excursión o ante los mismos animales domésticos nos podríamos ver totalmente desvalidos. Para que esto no nos sorprenda, es mejor aprender los protocolos de actuación antes de que la
ocasión se presente.

Las picaduras de los insectos constituyen una consulta hospitalaria más habitual que las mordeduras y arañazos.

Modos de actuación general ante las mordeduras y picaduras

1- Realizar una valoración inicial de la gravedad del cuadro atendiendo tanto a las características de la herida producida (extensión, profundidad, etc.) como al estado general del individuo que la sufre (tanto previo como posterior a la lesión) y al tipo de animal concreto que se sabe o se sospecha que la ha producido. Se debe solicitar ayuda médica si por ante cualquiera de las tres circunstancias mencionadas pensamos que corre peligro la salud del afectado.

2- Desprender o retirar cualquier objeto o ropa cercanos a la herida que puedan comprimirla o dificultar su valoración y tratamiento. Recordar la hora exacta a la que se ha producido la lesión.

3- Si nos decidimos a proceder con la limpieza de la herida debemos asegurarnos primero de que contamos con el suficiente material necesario, esto es, gasas estériles, suero, desinfectantes tópicos (agua oxigenada, yodo, alcohol) y apositos. Proceder después a la limpieza de la herida lavándola con abundante suero a chorro y eliminando los posibles cuerpos extraños que hayan podido quedar, incluyendo el aguijón de las picaduras. Cubrir la lesión con un aposito durante los primeros días repitiendo la cura de forma diaria.

4- La realización de torniquetes o de cualquier sistema de compresión alrededor de la herida sólo es necesaria en aquellos casos en los que tengamos la certeza de que la mordedura proviene de una serpiente o araña venenosa. Dicho torniquete sólo es eficaz si se realiza a los pocos segundos de la mordedura, puesto que el veneno se extiende por la sangre relativamente rápido. En ningún caso debe mantenerse un torniquete durante horas, puesto que la gangrena secundaria al mismo sería peor que el propio riesgo de envenenamiento.

5- No corresponde al profano la decisión de realizar o no la sutura de la herida, pero sí conviene recordar que por norma general las heridas por mordeduras no deben nunca coserse en un primer momento por el alto riesgo de infección que presentan.Tras unos días y viendo que la evolución de la herida es satisfactoria puede procederse a su sutura. En el caso de la cara, para evitar secuelas de tipo estético, se cosen de forma precoz las heridas asumiendo el riesgo.

6- Para evitar las posibles infecciones, se instaurará un tratamiento antibiótico profiláctico que se extienda normalmente durante una semana. Los antibióticos empleados normalmente son derivados de la penicilina como la cloxacilina y la amoxicilina con ácido clavulánico o de otros grupos, como por ejemplo el ciprofloxacino.

7- Si la persona no la tiene o si se duda de ello, se pondrá la vacuna del tétanos. Además en ciertos casos se controlará el riesgo de contraer la rabia.

8- Finalmente, pueden añadirse al tratamiento otros fármacos con diferentes objetivos, como analgésicos para el dolor, antiinflamatorios, antihistamínicos para el picor o corticoides para casos más graves con alergia o reacción generalizada del organismo.

Originally posted 2014-07-14 14:05:38.

transferir (9)

Picaduras de arañas

Sólo unas pocas decenas de todas las arañas existentes pueden ser peligrosas para el hombre a través de su picadura.
El tratamiento general de las picaduras de araña consiste en la limpieza de la herida, colocación de apositos estériles, aplicación de hielo y elevación del miembro alecto para tratar de evitar el edema.
Aparte de estas medidas, se suelen administrar antihistamínicos para el picor, relajantes musculares y profilaxis con antibióticos y vacuna del tétanos. En el caso de la viuda negra es necesario un control más estricto de la tensión arterial o incluso de fármacos antihipertensivos. Existen antídotos especiales que se reservan para casos
especialmente graves, puesto que son tratamientos I un tes que tienen sus propios riesgos y electos secundarios.
En cualquier caso es recomendable el control médico especializado tras este tipo de picaduras.

Aunque sólo unas decenas de arañas de todas las existentes son peligrosas para el hombre, es recomendable un control médico de sus picaduras.

Tipos de arañas más conocidas

La araña viuda o negra: con su característica marca en el vientre a modo de reloj de arena y su costumbre de comerse al varón tras la cópula. Su picadura transmite un veneno neurotóxico que tras un periodo corto de tiempo comienza a propagarse y a generar un cuadro de malestar general, calambres y espasmos, dolor por todo el cuerpo, náuseas y ansiedad. En el 5% de los casos lo cuadro evoluciona fatalmente hacia la muerte por parada cardiorrespiratoria.

La arana reclusa o marrón: con un dibujo típico en forma de violín sobre la parte dorsal de su tronco. Como casi todas las arañas, solo ataca al hombre si se siente acorralada o peligro. Su picadura produce picor y dolor local que puede extenderse al resto del cuerpo por la acción de su veneno, junto coa síntomas como fiebre, afectación renal y de la coagulación. Hasta en un 30% de los casos, pese a realizar el tratamiento apropiado, se llega a un cuadro de coma profunx y posterior muerte, especialmente en niños y ancianos.

La tarántula o arana lobo: es posiblemente a araña más conocida y más injustamente temida en todo el mundo. Su picadura no es ni mucho menos mortal, salvo casos extremos de reiteración en la picadura o enfermedad grave previa del individuo. Produce un cuadro de dolor leve, febrícula, náuseas y cefalea.

Originally posted 2014-07-14 14:44:56.

enfermedad-del-araniazo-del-gato

Mordeduras y arañazos de gato

Aunque son bastante menos frecuentes que las de perro, las mordeduras de gato, por el contrario, se infectan con mucha mayor facilidad, aproximadamente en la mitad de los casos en los que ocurre. Esto se debe en parte a que los felinos poseen unos colmilíos más agudos y afilados que penetran más profundamente en la piel aunque apliquen menos fuerza en la mordedura. El germen implicado en la mayoría de los casos es la Pasteurclla, que es un componente normal de la flora bacteriana que habita en la boca en estos animales.

La penetración de este germen o de otros similares produce un cuadro de inflamación intensa y secreción purulenta en cuestión de pocas horas. Cuando las mordeduras se producen cerca de una articulación, por ejemplo en la mano y los dedos, el cuadro se puede complicar con gran facilidad en artritis séptica y osteomielitis.
Debemos recordar que la mordedura de gato también puede ser responsable de la transmisión de otras enfermedades como la rabia y el tétanos, por lo que habrá que prevenir con las correspondientes vacunas.
El tratamiento ante las mordeduras y arañazos provocados por gatos incluye la limpieza de la herida como ya sabemos, a lo que se le añaden tanto la toma de antibióticos como la correspondiente vacunación antitetánica, siendo en líneas generales el procedimiento a seguir similar a las mordeduras producidas por el perro.
De forma habitual de producen arañazos por galos principalmente en las manos y brazos, sobre todo en los niños, que suelen jugar con ellos, siendo conocido que estos animales no suelen tener un carácter demasiado paciente ni suave. Aunque un arañazo de gato pueda parecer un hecho banal, se describen con frecuencia cuadros infecciosos asociados al mismo, debidos a la transmisión de una bacteria que se llama Bartonella henselae. Esta bacteria la transmiten gatos infectados por la misma, que a su vez se transmite de gato a gato a través de las pulgas que estos animales suelen tener entre el pelo, sobre todo si son callejeros.

Es una infección que se caracteriza por producir un cuadro de debilidad generalizada, con falta de apetito y aumento o hinchazón visible de los ganglios linfáticos situados cerca del punto del arañazo, donde persiste una costra durante mucho tiempo. El cuadro puede extenderse muchos meses simulando un problema grave linfático, si bien en casi la totalidad de los casos se resuelve espontáneamente sin tratamiento alguno.
Ante un arañazo de gato debemos reaccionar con la limpieza de la herida con los antisépticos habituales, como se puede ver en el cuadro de la página siguiente. En el caso de que el animal causante viva en la calle, sospechemos que tiene pulgas, nava habido otros casos en la comunidad o suceda en los meses de verano, tendremos que completar la limpieza de la herida con la toma de un antibiótico, como por ejemplo la azitromicina durante cinco días o eciprofloxacino durante siete días. Por lo demás, simplemente tomaremos la medida preventiva de no acercarnos a animales desconocidos.

Si tenemos un gato doméstico, debemos cuidar la salud y limpieza de su pelo para evitar que en un arañazo accidental nos pueda transmitir la bacteria Bartonella henselae.

Los dientes de los pequeños felinos son por norma general mucho más agudos que los de los perros, de manera que. aunque parezcan menos peligrosos, su mordedura causa más infecciones.

Originally posted 2014-07-14 14:13:04.