Trastornos-cardiovasculares

ANGINA DE PECHO: se produce cuando, por excitación física o emocional, las arterias del corazón no pueden
ajustarse a la demanda de sangre. Cursa con dolor torácico y opresión por la parte del esternón, con sentimiento de ansiedad, palidez y sudoración.

 INFARTO DE MIOCARDIO: a consecuencia de una obstrucción en la arteria coronaria, se suprime el riego sanguíneo y al no llegar oxígeno al músculo cardiaco, una parte de él muere o queda inutilizada. Se manifiesta con dolor en el pecho que puede extenderse al hombro, el brazo y la espalda, con dificultad respiratoria y sudoración, palidez e incluso náuseas o mareos. Se trata aplicando oxígeno cuanto antes y con medicamentos específicos. En muchos casos se hace necesaria la colocación de un by-pass con cirugía. También existen tratamientos preventivos: seguir una dieta equilibrada, olvidarse del alcohol y el tabaco, y hacer ejercicio moderado.

INSUFICIENCIA CARDIACA: Si el corazón no bombea la suficiente sangre, no puede abastecer al resto del organismo. Se manifiesta con fatiga, dificultad respiratoria, edemas e hinchazón en los pies y las piernas. Generalmente, su tratamiento incluye unos hábitos alimenticios saludables poniendo especial cuidado en tomar poca sal. huir de las bebidas gaseosas y hacer varias comidas ligeras al día en lugar de una muy fuerte. También ayuda la práctica deportiva moderada.

HIPERTESIÓN: es un aumento de la presión arterial por encima de los valores normales (140 en la presión sistólica y 90 en la diastólica). Si se complica y no se toman medidas, puede derivar en infarto, trombosis, arteriesclerosis, etc. Su tratamiento es preventivo: como de costumbre, un control del peso corporal con dieta equilibrada, reducción en el consumo de sal. alcohol y tabaco y algo de ejercicio.

• HIPERCOLESTEROLEMIA: se trata de tener unos índices de colesterol en sangre por encima de los valores normales con la consecuente asociación a problemas coronarios más severos. Su tratamiento consiste en
eliminar los factores de riesgo controlando la alimentación y haciendo algo de ejercicio.

• VARICES: consiste en una dificultad de retorno venoso de las extremidades inferiores que se manifiesta en el síndrome de las piernas pesadas, con calambres y dolor, coloración en la piel e incluso úlceras. Es más frecuente entre las mujeres, sobre todo las que permanecen muchas horas de pie. Su tratamiento pasa por el uso de medias de compresión, algo de deporte y sobre todo una buena educación postura!. Son convenientes los masajes y mantener las piernas elevadas, así como evitar los tacones altos y la ropa ceñida. En última instancia, se pueden tratar con cirugía.