golpes-de-calor1

Golpe de calor

Hipertermia es la incapacidad del hipotálamo cerebral para controlar la temperatura del cuerpo por la entrada en exceso de calor de forma brusca, hasta el punto de que el sistema no es capaz de inducir variaciones de la misma ni modificarla; es como una especie de fracaso por saturación. La fiebre, por el contrario, es una elevación de la temperatura controlada y consecuente con una patología concreta que la induce a aparecer y a mantenerse. No hay
por tanto fracaso del sistema, sino una reacción defensiva del organismo mediante el calentamiento corporal para combatir una agresión externa.
Se denomina golpe de calor a un tipo de hipertermia, es decir, a un tipo de elevación de la temperatura corporal en la que al contrario que en la liebre, se ha producido un fracaso de la termorregulación. Si bien existen otras causas de hipertermia como la secundaria a fármacos o las surgidas como complicaciones de enfermedades tiroideas, renales o suprarrenales, el golpe de calor es la forma más frecuente.
Este cuadro consiste en una disfunción orgánica potencialmente grave secundaria a una elevación incontrolada de la temperatura que atenta contra el normal funcionamiento de los sistemas y contra su propia estructura. Es decir, que un exceso de calor externo provoca una elevación de la temperatura central que supera el limite de tolerancia humana y puede desembocar en un cuadro mucho más grave. Aunque cualquier individuo es susceptible de padecer este cuadro en un momento determinado, ya que en gran medida depende de las condiciones medioambientales, habitualmente se observa en dos tipos concretos de personas:

• En ancianos, que normalmente aquejados de ciertas enfermedades crónicas, permanecen en un ambiente muy caluroso y muy mal hidratados. Es la típica causa de muerte en personas mayores durante una ola de calor veraniega donde se alcanzan temperaturas de hasta 40 °C que provocan en estos individuos una elevación similar de su propia temperatura.

• En personas jóvenes y sanas que realizan un esfuerzo físico continuado estando al sol y con temperaturas de más de 30 °C y humedades relativas superiores al 60%. En este caso, la mala hidratación, la desprotección de la cabe/a frente al sol y la falta de descanso son claves para que se desemboque en el cuadro. Es frecuente que los jóvenes no tomen en serio las recomendaciones de protección ante el sol y el calor creyendo en su propia fortaleza de forma desmedida o incluso por descuido.

Cabría destacar incluso un tercer grupo de personas con más riesgo de sufrir un golpe de calor, que serían las personas que sufren algún trastorno psiquiátrico, ya que se abandonan v generalmente no son conscientes ni de la situación de peligro ante el sol o el calor, ni de su propia deshidratación. En este grupo podrían encuadrarse también todas aquellas personas alcohólicas o con adicción a otras drogas y también todas las que padecen desnutrición o están muy débiles. El golpe de calor puede adoptar una forma leve desembocando en un síncope embargo, en ocasiones, puede ser ciertamente grave al alcanzar la temperatura corporal los 42 °C, desencadenando así alteraciones de las propias proteínas que forman nuestro organismo, impidiendo el funcionamiento correcto del metabolismo y causando la muerte en más de la mitad de los casos en los que se produce. Cuando el golpe de calor se complica observamos distintos signos y síntomas como:

• Piel seca y caliente, con una temperatura corporal medida con termómetro de más de 40 °C.

• Convulsiones de tipo aislado, espasmos musculares y alteraciones nerviosas debidas a la pérdida de iones a través del sudor.

• Frecuentemente se dan también náuseas y vómitos.

• Hiperventilación o respiración de aspecto jadeante.

• Orina oscura por la presencia de sangre en la misma.

• En los casos más severos, entrada en estado de coma.

En cuanto a los ancianos, hay que mantener sus habitaciones frescas y aireadas dentro de lo posible. Además hay que
asegurarse de que beben los suficientes líquidos, siendo especialmente útiles en estos casos las bebidas isotónicas. Conviene que salgan a andar a última hora del dia, cuando baje el calor.
Un golpe de calor o cualquier tipo de hipertermia debe ser trasladado at medio hospitalario para su supervisión y tratamiento, dada la alta mortalidad que conlleva.

Los niños deben estar siempre protegidos ante el calor y el sol, con la cabeza cubierta, utilizando gafas de sol. usando cremas con factor de protección alto y adecuado a su tipo de piel, y permaneciendo en la sombra el mayor tiempo posible.

Los ancianos están más expuestos al golpe de calor porque suelen tener una hidratación incorrecta. Aún es más fácil que ocurra si están enfermos.

La cabeza debe protegerse de las radiaciones solares con sombreros, pañuelos o gorros de tejidos naturales para que transpiren.

Tratamiento

Se trata de una patología evitable con medidas de protección lógicas frente al sol y en general frente al calor. No se deben realizar actividades físicas intensas durante las horas centrales del día ni en ambientes excesivamente húmedos.

La actividad debe ir precedida en cualquier caso de la toma de líquidos abundantes, nunca café ni alcohol. Durante el ejercicio se debe descansar cada 30 minutos para protegerse del sol, refrescarse la nuca y beber moderadamente.

Es importante proteger el cuerpo con ropa fina que transpire, pero que también proteja del impacto directo de los rayos solares.

No se debe practicar deporte en las horas centrales del día, caracterizadas por ser las más calurosas y además hay que descansar de vez en cuando, beber líquidos frecuentemente y humedecer la nuca al menos cada media hora.

Modos de actuación ante un golpe de calor

1- Situar al afectado luera del impacto del sol, a la sombra, o fuera de la habitación caldeada.

2- Darle bebidas isotónicas o agua en su defecto, siempre que esté consciente.

3- Proporcionarle aire fresco mediante ventilador, abanico o llevarle hasta donde sabemos que existe aire fresco o
acondicionado.

4- Secar el sudor de la piel y humedecérsela después con paños de agua fríos; colocar una bolsa de hielo
en la nuca, en las axilas y en el tórax.

5-  Si el cuadro es extremadamente grave con pérdida de conciencia, se puede proceder a dar baños de agua con hielo.

6- En el hospital, si no cede la hipertermia con todas las medidas anteriores, se procederá directamente a enfriar el organismo con lavados gástricos o peritoneales con suero helado.

Originally posted 2014-07-14 10:54:19.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario