Mordedura_Serpiente

Mordedura de serpiente

La mordedura de serpiente supone el envenenamiento producido por animales más frecuente en todo el mundo, aunque sean las regiones tropicales donde se producen la mayoría de estos accidentes. No obstante, ninguna región de la tierra está libre en mayor o menor medida de la presencia de serpientes venenosas siempre fuera de los núcleos urbanos. No existe un cálculo muy exacto en cuanto a la incidencia de estas lesiones, pero se piensa que el número de mordeduras alcanza el millón cada año, con unos 50.000 o 40.000 fallecidos por esta causa en este mismo periodo de tiempo, la península ibérica son las víboras las serpientes venenosas más frecuentes, especialmente en pedregales, teniendo como principal característica la emisión de un silbido muy típico antes de atacar. Su veneno especialmente peligroso.
Las serpientes cuentan con unas glándulas especiales que fabrican y almacenan veneno como sistema defensivo y que se conectan con los colmillos para ser introducido en la víctima durante la mordedura.
No lodas las picaduras de serpiente suponen siempre la introducción de veneno, de hecho, hasta en un 20-30% de los episodios no se transmite el mismo.
No es sencillo distinguir las especies de serpientes venenosas del resto si no se está especialmente familiarizado con el tema. Las serpientes de cabeza triangular con colmillos maxilares grandes y pupilas de forma ovoide nos deben hacer ya desconfiar aún más. El color de la misma no es buen referente por la variabilidad de éste y el cierto poder de camuflaje que pueden poseer los ofidios. El veneno de las serpientes es una mezcla compleja de proteínas que tiene poderes coagulantes, hemolíticos, neurotóxicos y prohemorrágicos que desenca-
denan un cuadro complejo en el que se manifiestan de forma simultánea situaciones muy graves como hemorragias internas, formación de trombos en las principales arterias, parálisis muscular v fallo multiorgánico que determina finalmente la muerte. En general, sólo hay dos tipos de venenos: el neurotóxico, que afecta al sistema nervioso, y el hemotóxico, que daña el sistema circulatorio. Por ejemplo, una cobra tiene un veneno neurotóxico y una serpiente de cascabel, en cambio, lo segrega hemotóxico.
En cualquier caso, ambos son peligrosos para el ser humano. En cada caso de mordedura de serpiente y atendiendo a diversos condicionantes, como la especie concreta causante, la protección de la ropa o simplemente la suerte, se produce una entredi exacta de veneno. Según esta cantidad, las condiciones físicas del individuo y su envergadura, o el tiempo transcurrido hasta el comienzo del tratamiento, se producirá una evolución diferente con un pronóstico concreto.
La mortalidad de las mordeduras de serpiente apenas llega al 1% cuando se trata dentro de un periodo de tiempo razonable y en ningún caso va más allá del 20%, pese a que no se reciba tratamiento alguno y se trate de una especie muy venenosa, de manera que aunque es un miedo irracional en el ser humano, no debe preocuparnos.
Cualquier mordedura de serpiente exige tan pronto como sea posible el traslado a un hospital o centro médico con el fin de vigilar las constantes vitales del individuo, identificar el veneno introducido y aplicar su correspondiente antídoto.

Sin llegar a poner en riesgo nuestra integridad, es recomendable tratar de matar a la serpiente que ha causado la mordedura y llevar el cuerpo a las autoridades sanitarias junto con el herido.

Modos de actuación ante una picadura de serpiente

1- Hay que alejar al sujeto del lugar de la picadura para evitar nuevos accidentes, al tiempo que vigilamos también nuestra integridad. Es recomendable intentar fijarse en las principales características de la serpiente, o si se la mata, trasladarla junto con el afectado posteriormente. Se debe colocar al afectado en posición de reposo, sobre todo de la zona de la mordedura, para evitar que con el movimiento se pueda diseminar con más facilidad el veneno.

2- Si se disponen de mecanismos de succión como un sacaleches o cualquier tipo de extractor al vacío, debe
aplicarse sobre la lesión con el fin de eliminar la mayor parte posible del veneno. Esta operación sólo es útil si se realiza antes de que pasen 15 minutos desde la mordedura y debe mantenerse durante 30 más o hasta la llegada al hospital. La succión con la boca no es muy recomendable si existe un medio alternativo, tanto por el riesgo de que aspiremos.

3- Se Procede después a colocar una banda de tela ancha de forma transversal en la región anterior a la herida, pero no como si fuera un torniquete, sino comprimiendo lo justo para permitir el flujo sanguíneo. Esta medida sólo es necesaria si el traslado al hospital se va a demorar más de una hora.

4- Finalmente se debe proceder a inmovilizar la extremidad afecta entablillándola con un vendaje y cualquier objeto plano y largo que sirva de férula.

5- Existen dudas hoy en día sobre si se deben realizar cortes o incisiones entre las marcas de los colmillos para favorecer la aspiración del veneno por los métodos antes comentados. Algunos autores desaconsejan en cualquier caso añadir más cortes o lesiones a las ya existentes, así como enfriar con agua la lesión o administrar bebidas alcohólicas.

 

No es fácil distinguir la peligrosidad de las serpientes por su colorido o su aspecto externo, lo mejor es desconfiar siempre ante una mordedura y acudir cuanto antes al centro sanitario.

Originally posted 2014-07-14 14:35:42.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario