images (10)

Mordeduras de perros

Más de las tres cuartas partes de todos los casos de mordeduras son debidos a estos animales. En la mayoría de los casos se trata del propio perro de la víctima o de uno conocido. La zona donde se localizan las mordeduras con mayor frecuencia son las extremidades inferiores. Es conveniente tomar medidas preventivas ante la presencia de cualquier animal. Si leñemos un perro o un gato, debemos llevarlo con bozal y correa para evitar que pueda atacar a
otras personas y nunca podremos fiarnos ciegamente, ya que por mucho cariño y confianza que se Ies tenga, el comportamiento de un animal es siempre imprevisible. Nunca debe permitirse que los niños se acerquen a jugar o a molestar a perros o gatos desconocidos, especialmente si los primeros son de razas consideradas como peligrosas (perros de presa, por ejemplo).
De forma característica, las mordeduras de perro que se infectan comienzan con un dolor intenso de la zona, una inflamación y una secreción purulenta. En el caso de que la lesión sea muy profunda o en una región muy vascularizada, el cuadro puede progresar rápidamente hacia fiebre con adenopatías; es decir, aumento del tamaño de los ganglios linfáticos, y en general síntomas de que la infección se ha extendido.
Los gérmenes que transmiten con más frecuencia los perros son múltiples, destacando diversos tipos de estreptococos y estafilococos y otros como la Pasteurella o  cimas ocasiones se transmiten gérmenes raros como el C. canimorsus que ponen en riesgo realmente la vida del individuo al producir un cuadro de sepsis fulminante.
El procedimiento a seguir ante una mordedura de perro es el anteriormente comentado como norma general ante las mordeduras, pero teniendo en cuenta los siguientes comentarios:

• La vacunación antitetánica es imprescindible; en caso de que se esté correctamente vacunado con las tres dosis correspondientes, es necesaria una dosis que actuará como recuerdo si hace más de cinco años de que la primera se realizara y una revacunación completa si ya han transcurrido 10 años.

• Los individuos afectos por enfermedades crónicas graves o con descensos en la capacidad inmune deben ser muy especialmente vigilados durante los primeros días tras la mordedura por su mayor riesgo para desarrollar complicaciones.

• Junto con la limpieza de la herida, que no debe cerrarse con sutura, se administrará amoxicilina y ácido clavulánico a dosis altas durante ocho días. Otros antibióticos también pueden ser válidos.

• Se vigilará de forma especial ante el riesgo de la aparición de rabia en aquellas mordeduras o simplemente arañazos donde no se conozca el estado de vacunación del perro o sea dudoso. Dado que la rabia puede ser transmitida por diversos animales además del perro, se comentará más adelante dentro de este capítulo en un apartado propio.

Si se tienen niños, más frágiles y expuestos a los ataques de un perro, se debe escoger una raza mansa, un perro tranquilo y a ser posible de pequeño tamaño para que viva en la casa.

 

Originally posted 2014-07-14 14:09:26.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario