enfermedad-del-araniazo-del-gato

Mordeduras y arañazos de gato

Aunque son bastante menos frecuentes que las de perro, las mordeduras de gato, por el contrario, se infectan con mucha mayor facilidad, aproximadamente en la mitad de los casos en los que ocurre. Esto se debe en parte a que los felinos poseen unos colmilíos más agudos y afilados que penetran más profundamente en la piel aunque apliquen menos fuerza en la mordedura. El germen implicado en la mayoría de los casos es la Pasteurclla, que es un componente normal de la flora bacteriana que habita en la boca en estos animales.

La penetración de este germen o de otros similares produce un cuadro de inflamación intensa y secreción purulenta en cuestión de pocas horas. Cuando las mordeduras se producen cerca de una articulación, por ejemplo en la mano y los dedos, el cuadro se puede complicar con gran facilidad en artritis séptica y osteomielitis.
Debemos recordar que la mordedura de gato también puede ser responsable de la transmisión de otras enfermedades como la rabia y el tétanos, por lo que habrá que prevenir con las correspondientes vacunas.
El tratamiento ante las mordeduras y arañazos provocados por gatos incluye la limpieza de la herida como ya sabemos, a lo que se le añaden tanto la toma de antibióticos como la correspondiente vacunación antitetánica, siendo en líneas generales el procedimiento a seguir similar a las mordeduras producidas por el perro.
De forma habitual de producen arañazos por galos principalmente en las manos y brazos, sobre todo en los niños, que suelen jugar con ellos, siendo conocido que estos animales no suelen tener un carácter demasiado paciente ni suave. Aunque un arañazo de gato pueda parecer un hecho banal, se describen con frecuencia cuadros infecciosos asociados al mismo, debidos a la transmisión de una bacteria que se llama Bartonella henselae. Esta bacteria la transmiten gatos infectados por la misma, que a su vez se transmite de gato a gato a través de las pulgas que estos animales suelen tener entre el pelo, sobre todo si son callejeros.

Es una infección que se caracteriza por producir un cuadro de debilidad generalizada, con falta de apetito y aumento o hinchazón visible de los ganglios linfáticos situados cerca del punto del arañazo, donde persiste una costra durante mucho tiempo. El cuadro puede extenderse muchos meses simulando un problema grave linfático, si bien en casi la totalidad de los casos se resuelve espontáneamente sin tratamiento alguno.
Ante un arañazo de gato debemos reaccionar con la limpieza de la herida con los antisépticos habituales, como se puede ver en el cuadro de la página siguiente. En el caso de que el animal causante viva en la calle, sospechemos que tiene pulgas, nava habido otros casos en la comunidad o suceda en los meses de verano, tendremos que completar la limpieza de la herida con la toma de un antibiótico, como por ejemplo la azitromicina durante cinco días o eciprofloxacino durante siete días. Por lo demás, simplemente tomaremos la medida preventiva de no acercarnos a animales desconocidos.

Si tenemos un gato doméstico, debemos cuidar la salud y limpieza de su pelo para evitar que en un arañazo accidental nos pueda transmitir la bacteria Bartonella henselae.

Los dientes de los pequeños felinos son por norma general mucho más agudos que los de los perros, de manera que. aunque parezcan menos peligrosos, su mordedura causa más infecciones.

Originally posted 2014-07-14 14:13:04.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario