Entradas

mapa_oido

Traumatismos en el oído

Los traumatismos del conducto auditivo externo suelen ser secundarios a ta introducción de cuerpos extraños en el mismo o bien a su manipulación con palillos, bastoncillos u otros objetos punzantes. Es por lo tanto fundamental que se eduque en la prevención, sobre todo en los niños, evitando que jugueteen con cualquier objeto dentro de los oídos. Para limpiarlos existen productos específicos que no entrañan ningún peligro. Cuando se produce un traumatismo auditivo, puede sentirse dolor y suele ocurrir un sangrado, generalmente leve, acompañado de inflamación y supuración que a veces disminuye o cierra el conducto y produce sordera. El tratamiento se realiza
mediante un lavado del conducto y la aplicación de colirios antibióticos.
Los traumatismos del tímpano que provoquen su rotura o perforación se acompañan de dolor momentáneo, pequeña hemorragia y pérdida de audición. Suelen deberse a un golpe (sobre lodo del tipo de una bofetada) o por cambios bruscos de presión. El tratamiento consiste en evitar simplemente que entre agua por ese oído,
pero sin taparlo de forma permanente, hasta que en 10 o 15 días cicatrice por sí solo. Las roturas grandes pueden necesitar de reparación quirúrgica.
Las lesiones del oído interno son consecuencia de traumatismos fuertes y suelen acompañarse de hemorragia más extensa, acúfenos o pitidos en el oído, vértigos, mareo, o incluso vómitos. Ecquieren control especializado inmediato.

Originally posted 2014-07-14 09:27:14.

images (11)

Mordeduras y picaduras

Las mordeduras y picaduras por animales suponen una de las causas más frecuentes de consulta urgente en los países en vías de desarrollo o subdesarrollados, mientras que en el primer mundo, de forma paralela al avance del
urbanismo, son cada vez menos habituales, ya que en las ciudades ha cedido mucho la presencia de animales salvajes, éstos ya no se encuentran en contacto con el hombre y las mascotas suelen estar muy vigiladas desde el punto de vista veterinario. No obstante se calcula que cada año se producen casi cinco millones de mordeduras por animales en todo el mundo, siendo aún mucho mayor el número de picaduras de insectos. Se  ala en cualquier caso de una patologia relativamente frecuente y aunque, si bien es banal en la mayor parte de los casos, el conocimiento de los diferentes tipos de lesiones que pueden ser producidas en el cuerpo humano por el resto de seres vivos puede ser muy útil tanto en el ámbito domiciliario como en el profesional.
Cuando se produce una mordedura o picadura, o simplemente un arañazo, debemos atender siempre a cuatro aspectos principales:

• A la propia lesión producida sobre la piel, que será más o menos grave atendiendo a su extensión, su profundidad y las características tanto del causante de la lesión como del que la recibe. A este respecto, se puede consultar la gravedad de una herida en el capítulo anterior.

• A la infección que puede producirse como consecuencia de la ruptura de la barrera protectora de la piel, bien por gérmenes transportados por el propio animal causante, o bien por microorganismos externos o de la piel circundante que la afectan por causas de contigüidad. Entre un 15 y un 25% de las mordeduras se infectan produciendo de forma secundaria cua-tiros pnlcncialmentc graves si no son tratados a tiempo.

• Al posible veneno o tóxicos que ciertos seres vivos puedan transmitir a través de su picadura o mordedura y que desencadenen, no sólo ya una reacción local, sino también una reacción sistémica o generalizada por todo el organismo y que atenta contra la vida de la persona.

• A la posible reacción alérgica que pudiera surgir en ciertos individuos sensibles a las sustancias, venenosas o no, introducidas por la agresión y que pueden agravar de forma considerable el cuadro. Tras producirse la agresión nos encontramos entonces con un cuadro de sangrado, de inflamación, de dolor, de picor e incluso de malestar general que puede llegar al shock en los casos más graves. Portanto, dependiendo de cada tipo concreto de lesión y de su causante, el tratamiento de las mordeduras y picaduras puede abarcar tres fases como son la limpieza y curación de la propia herida (que se tratará como cualquier otra), la prevención de las infecciones derivadas de las mismas y el tratamiento de posibles envenenamientos secundarios y reacciones alérgicas graves.
Para comenzar con una buena explicación sobre los primeros auxilios que se deben aplicar en estos casos, vamos a
comentar de forma gene-ral los pasos a seguir ante cualquier tipo de mordedura o picadura. A continuación nos referiremos de forma específica a las principales características y al tratamiento de las mordeduras y picaduras más habituales en nuestro medio, que incluyen desde animales superiores o vertebrados hasta insectos y peces, deteniéndonos en aquellos que son especialmente dañinos para el hombre o que de forma más habitual pueden atacarlo por vivir cerca.
No obstante, no debemos confiarnos, ya que nadie está del todo libre de ser atacado por un animal, incluso de los conocidos como salvajes o de los que viven en un habitat muy alejado del hombre, ya que en unas inocentes vacaciones, al salir de excursión o ante los mismos animales domésticos nos podríamos ver totalmente desvalidos. Para que esto no nos sorprenda, es mejor aprender los protocolos de actuación antes de que la
ocasión se presente.

Las picaduras de los insectos constituyen una consulta hospitalaria más habitual que las mordeduras y arañazos.

Modos de actuación general ante las mordeduras y picaduras

1- Realizar una valoración inicial de la gravedad del cuadro atendiendo tanto a las características de la herida producida (extensión, profundidad, etc.) como al estado general del individuo que la sufre (tanto previo como posterior a la lesión) y al tipo de animal concreto que se sabe o se sospecha que la ha producido. Se debe solicitar ayuda médica si por ante cualquiera de las tres circunstancias mencionadas pensamos que corre peligro la salud del afectado.

2- Desprender o retirar cualquier objeto o ropa cercanos a la herida que puedan comprimirla o dificultar su valoración y tratamiento. Recordar la hora exacta a la que se ha producido la lesión.

3- Si nos decidimos a proceder con la limpieza de la herida debemos asegurarnos primero de que contamos con el suficiente material necesario, esto es, gasas estériles, suero, desinfectantes tópicos (agua oxigenada, yodo, alcohol) y apositos. Proceder después a la limpieza de la herida lavándola con abundante suero a chorro y eliminando los posibles cuerpos extraños que hayan podido quedar, incluyendo el aguijón de las picaduras. Cubrir la lesión con un aposito durante los primeros días repitiendo la cura de forma diaria.

4- La realización de torniquetes o de cualquier sistema de compresión alrededor de la herida sólo es necesaria en aquellos casos en los que tengamos la certeza de que la mordedura proviene de una serpiente o araña venenosa. Dicho torniquete sólo es eficaz si se realiza a los pocos segundos de la mordedura, puesto que el veneno se extiende por la sangre relativamente rápido. En ningún caso debe mantenerse un torniquete durante horas, puesto que la gangrena secundaria al mismo sería peor que el propio riesgo de envenenamiento.

5- No corresponde al profano la decisión de realizar o no la sutura de la herida, pero sí conviene recordar que por norma general las heridas por mordeduras no deben nunca coserse en un primer momento por el alto riesgo de infección que presentan.Tras unos días y viendo que la evolución de la herida es satisfactoria puede procederse a su sutura. En el caso de la cara, para evitar secuelas de tipo estético, se cosen de forma precoz las heridas asumiendo el riesgo.

6- Para evitar las posibles infecciones, se instaurará un tratamiento antibiótico profiláctico que se extienda normalmente durante una semana. Los antibióticos empleados normalmente son derivados de la penicilina como la cloxacilina y la amoxicilina con ácido clavulánico o de otros grupos, como por ejemplo el ciprofloxacino.

7- Si la persona no la tiene o si se duda de ello, se pondrá la vacuna del tétanos. Además en ciertos casos se controlará el riesgo de contraer la rabia.

8- Finalmente, pueden añadirse al tratamiento otros fármacos con diferentes objetivos, como analgésicos para el dolor, antiinflamatorios, antihistamínicos para el picor o corticoides para casos más graves con alergia o reacción generalizada del organismo.

Originally posted 2014-07-14 14:05:38.

D'autres mots-clés

subida de tensionel oidooidoque hacer ante una subida de tensionsubida de tension que hacercomo actuar ante una subida de tensioninhalacionoido por dentrohipoglucemiasalvar vidas