TENDINITIS

Tendinitis

Los tendones son bandas fibrosas de consistencia dura que sirven a los músculos para insertarse sobre el hueso y ejercer su fuerza contráctil. Por tanto soportan una carga de tensión considerable y repetida, especialmente con el ejercicio prolongado.

Como fruto de este trabajo pueden sufrir con cierta cuidad una sobrecarga manifestada en forma de inflamación; al mismo tiempo, la vaina protectora que los recubre puede rozar con las estructuras adyacentes e irritarse.

Como consecuencia de ambas circunstancias se desencadena un dolor repetido y mal localizado cada vez que se emplea esa zona muscular, que tiende a hacerse crónico y que incapacita de manera inportante al individuo. El proceso puede degenerar con el tiempo y llegar a afectar la integridad del tendón hasta romperse.
Las tendinilis son especialmente frecuentes en deportistas y en general en cualquier persona que por motivos de trabajo emplee un grupo muscular concreto de forma repetida o sobrecargue una región específica del aparato locomotor.

Las personas que practican mucho deporte pueden verse afectadas por tendinitis localizadas en la zona del cuerpo que más esfuerzo sufra.

Tipos de tendinitis más frecuentes

Tendinitis del manguito de los rotadores: produce un dolor en el hombro que se agrava al tratar de separar el brazo del cuerpo o elevarlo, lo que impide maniobras como vestirse normalmente o peinarse.

Tendinitis biccipital: localizada en el tendón del bíceps humeral, que se manifiesta al tratar de flexionar el codo. Frecuente en levantadores de pesas y en padres al cargar a sus hijos en brazos.

• Epicondilitis o copo de tenista: dolor en la parte externa del codo que se extiende hasta la

• Epicondilitis o codo de golfista: dolor en la parte interna del codo que se extiende hasta la muñeca.

Tendinitis rotuliana: dolor en la parte inferior de la rótula de la rodilla muy frecuente en jóvenes. Hay que comentar que estas lesiones no son únicas de los deportistas mencionados, sino que cualquier persona puede sufrirlas si hace un trabajo de esfuerzo sobre las áreas indicadas, de manera que puede darse en personas que trabajan con ordenadores o los que utilizan a menudo martillos, destornilladores, etc.

Tratamiento

La tendinitis es una patología que tiende a hacerse crónica m no se trata adecuadamente te a tiempo, lo que desemboca en dolor e impotencia funcional permanente, siendo un motivo muy frecuente de consulta médica y de enfermedad profesional, sobre todo en trabajos de esfuerzo físico. Como en casi todos estos tipos de lesión, es conveniente prevenir. En el trabajo se deben adoptar posturas correctas y no sobrecargar un solo brazo o un solo pie. Una vez desarrollada la tendinitis, lo primordial es no mover la zona afectada y acudir al centro hospitalario, donde se impondrá el tratamiento correcto, que debe ser seguido escrupulosa y seriamente por el paciente.

Modos de actuación ante una tendinitis

1- Prevenir los movimientos repetidos, si es posible, sobre todo cuando se note sobrecarga muscular. Adoptar una postura correcta en el trabajo, utilizar ambas manos, descansar de los esfuerzos el suficiente tiempo.

2- Hacer reposo cuando se presenta el dolor, identificando la postura concreta que lo desencadena. En el caso del hombro, es necesario poner el brazo en cabestrillo para liberar al primero del peso. En algunos casos puede inmovilizarse con una férula. El reposo es la clave fundamental para mejorar el cuadro de tendinitis aguda, por lo que se evitarán esfuerzos de todo tipo durante el tiempo que el médico considere conveniente para su recuperación.

3- Poner hielo localmente sobre la zona dolorida buscando el efecto antiinflamatorio, si bien su uso en las formas crónicas carece de eficacia.

4- Tomar antiinflamatorios para aliviar el dolor, siempre bajo supervisión médica.

5- Las infiltraciones por manos expertas son un buen recurso para aquellos casos en los que no se mejora con las medidas anteriores. En cualquier caso no se debe abusar de ellas y siempre deben revisarse por personal especializado.

6- La cirugía sólo se reserva para las tendinitis muy evolucionadas e invalidantes o con riesgo de rotura del tendón.

Originally posted 2014-07-14 09:14:35.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario