images

Aquellas personas con tensiones hahitualmente bajas tienen muy poco margen de maniobra cuando por cualquier circunstancia desciende la tensión arterial. Así, los ambientes calurosos, el hecho de permanecer en pie mucho rato, la bajada de glucosa en la sangre, las infecciones virales leves o simplemente una mala digestión, provoca un descenso suficiente de la presión sanguínea para impedir el riego cerebral adecuado y provocar mareo y desmayo.
Además de prevenir los factores predisponentes comentados será necesario tomar ciertas actitudes:

• No salir de casa sin desayunar ni tampoco con una comida excesiva.

• Evitar el abrigo excesivo, retirando éste nada más entrar en un sitio caluroso.

• Tener cuidado con la exposición prolongada al sol.

• Tomar bebidas con cafeína que eleven la presión arterial.

• No levantarse bruscamente de la cama o de la silla.

Cuando el desmayo ya se ha producido, simplemente hay que mantener a la persona tumbada boca arriba, levantarle las piernas para favorecer el riego cerebral, aflojarle la ropa y airear la estancia si hace-calor. Cuando recupere la consciencia, debe tomar alguna bebida estimulante y permanecer en reposo al menos durante media hora.
Cuando estos cuadros se suceden demasiadas veces en el tiempo es indispensable consultar al médico para descartar
otras causas de síncope, como anemia o trastornos del ritmo cardíaco. correctamente tratado y habrá que modifi-
carlo.
Una tensión alta que presenta síntomas como mareo al mover la cabeza, visión borrosa, taquicardias o dolor de cabeza muy intenso, debe consultarse inmediatamente al medico por si son indicativos de complicaciones relacionadas con dicha subida.