donde

Traumatismos costales

El 20% de los grandes traumatismos por caídas o accidentes de tráfico se acompañan de una afectación de la parrilla costal o del esteran, pudiendo en cada caso complicarse aún más por el daño interno de los pulmones y otros órganos.

Las contusiones costales, aunque se suelen asociar a la fractura de una o varias costillas, no suelen producir cuadros graves más allá de dolor y sensibilidad en la zona afectada. Una vez descartada la afectación pulmonar al no observarse dificultad respiratoria, el tratamiento es enteramente conservador, ya que es una zona que no podemos inmovilizar, haya o no fractura; es decir, no podemos escayolar como si se tratara de un brazo o una pierna. El dolor de estas contusiones o fracturas costales puede prolongarse semanas o meses por la dificultad para cicatrizar, de modo que, junto con los analgésicos habituales, se indica la realización de fisioterapia respiratoria (por ejemplo, inflar globos) para favorecer la recuperación.

Las fracturas de esternón son muy frecuentes en los accidentes de 1 ral ico por impacto contra el volante, si bien la implantación del uirlnig ha disminuido mucho su incidencia. También es una lesión típica en cualquier otro accidente, en peleas, etc.
Dado que puede producir una inestabilidad impórtame de la caja torácica, es necesaria con cierta frecuencia la fijación quirúrgica de los extremos separados, pero generalmente, son roturas que sueldas solas y por ese motivo a veces dejan pequeñas secuelas de dolor o más bien sensibilidad durante mucho tiempo después de haberse producido el accidente.

Originally posted 2014-07-14 09:30:23.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario