mapa_oido

Traumatismos en el oído

Los traumatismos del conducto auditivo externo suelen ser secundarios a ta introducción de cuerpos extraños en el mismo o bien a su manipulación con palillos, bastoncillos u otros objetos punzantes. Es por lo tanto fundamental que se eduque en la prevención, sobre todo en los niños, evitando que jugueteen con cualquier objeto dentro de los oídos. Para limpiarlos existen productos específicos que no entrañan ningún peligro. Cuando se produce un traumatismo auditivo, puede sentirse dolor y suele ocurrir un sangrado, generalmente leve, acompañado de inflamación y supuración que a veces disminuye o cierra el conducto y produce sordera. El tratamiento se realiza
mediante un lavado del conducto y la aplicación de colirios antibióticos.
Los traumatismos del tímpano que provoquen su rotura o perforación se acompañan de dolor momentáneo, pequeña hemorragia y pérdida de audición. Suelen deberse a un golpe (sobre lodo del tipo de una bofetada) o por cambios bruscos de presión. El tratamiento consiste en evitar simplemente que entre agua por ese oído,
pero sin taparlo de forma permanente, hasta que en 10 o 15 días cicatrice por sí solo. Las roturas grandes pueden necesitar de reparación quirúrgica.
Las lesiones del oído interno son consecuencia de traumatismos fuertes y suelen acompañarse de hemorragia más extensa, acúfenos o pitidos en el oído, vértigos, mareo, o incluso vómitos. Ecquieren control especializado inmediato.

Originally posted 2014-07-14 09:27:14.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario